Noticias

Noticias
22 febrero 2013

Mágica noche de Rock andaluz

||
0 Comment
|

Más de treinta años de carrera, canciones que son verdaderos himnos para los amantes de la música española, y sobre todo, fans incondicionales que los apoyan en cada concierto , hacen que los cordobeses MEDINA AZAHARA sean una de las bandas esenciales para entender no solo el Rock de nuestro país, sino nuestra música en general.

Pese a que para mucha gente su música puede no ser representativa del Rock o puede resultar incluso folclórica a veces, no cabe duda de que son los autores de grandes canciones y los responsables de unos conciertos en los que se dejan la piel por dar a su público un gran espectáculo.

Lo primero que llama la atención en los conciertos de MEDINA es que la gente que acude a ellos es muy heterogénea, ya que podemos encontrar a personas que llevan siguiéndolos desde que publicaron su primer álbum, a jóvenes que se engancharon a su música recientemente, gracias a temas como la celebérrima canción “Necesito respirar”, e incluso familias enteras, con unos hijos que se aficionaron a la música de MEDINA por influencia de sus padres. Y en el concierto del viernes fue justo así.

Con casi una hora de retraso sobre la hora anunciada, en la ovetense sala Espacio Estilo se empezó a escuchar la intro del concierto, y uno por uno fueron subiéndose a las tablas los músicos, el último de ellos el carismático Manuel Martínez, para empezar la descarga, nada menos que con “Tierra de la libertad”. Desde el principio quedó claro que los MEDINA querían disfrutar y, sobre todo, hacernos disfrutar, con un Manuel muy comunicativo, que varias veces, entre canción y canción, se agachó para hablar con las personas de las primeras filas, o con un Juanjo Cobacho (bajista), que repartió púas entre las que estaban más cerca de él.

Tocaron “Hay un lugar”, “Velocidad”, “Favorita de un sultán” o “Niños”, para acercarse por fin a su último disco, La memoria perdida, aunque con “Busco”, que en realidad es un tema recuperado de Paseando por la mezquita.

Sigue el concierto con fuerza, con todos los músicos derrochando ganas, simpatía y, sobre todo, calidad como instrumentistas, sobre todo el genial guitarrista Paco Ventura, que no pierde ocasión de hacer verdaderas virguerías con su guitarra

Se van acercando a todos sus discos, pero no se olvidan del último, tocando “Sevilla”, “Libertad y luz” o “Al pie dela Alhambra”. También dejan tiempo para que sus músicos más jóvenes se luzcan, y así el teclista Manuel Ibáñez se marcó un genial solo que rápidamente nos recordó al difunto John Lord, de DEEP PURPLE, y el batería Nacho Santiago hizo otro, durante parte del cual se vendó los ojos. Impresionante.

La primera parte de la actuación ya estaba acercándose al final, y así tocan esa “Al padre santo de Roma” que ya cantaba CAMARÓN, para despedirse justo después, con, cómo no, la mítica “Necesito respirar”, que sonó genial y en la que el público se desgañitó. Siempre he pensado que esta canción trasciende mucho las fronteras del Rock, para ser todo un himno de la música en general, hasta el punto de que estoy seguro de que el viernes en el concierto había muchas personas cuyo principal motivo para estar era escucharla. Y valió la pena, porque sonó alucinante.

Apenas se habían ido del escenario y ya estábamos todos gritando eso de “Eh, MEDINA, así no se termina” para pedirles que volvieran, y aunque se hicieron de rogar un poco, tampoco nos hicieron sufrir, así que, con Manuel sentado en un taburete, volvieron, para cantar, entre otras, la reciente “La última batalla”.

Se vuelve a poner de pie el cantante y atacan la canción con la que quisieron homenajear a su tierra, “Córdoba”, a la que siguió “Paseando por la mezquita”. La cosa ya se terminaba, y eso quedó claro cuando interpretaron “Todo tiene su fin”, de LOS MÓDULOS, que fue seguida, ya como broche de oro perfecto a la noche, por una estupenda “A toda esa gente”.

Después de soltar los instrumentos, todavía hubo tiempo para que estos estupendos músicos saludaran a la gente, posaran para fotos y nos demostraran que, lejos de vivir en una torre de marfil, son personas cercanas que saben agradecer a su público el cariño que reciben.

Ojalá sigan mucho tiempo haciéndonos disfrutar con su música.

Crónica del Concierto de Oviedo, realizada por Pablo Folgueira en www.metalcry.com

|